viernes, 22 de septiembre de 2017


10 CONSEJOS ÚTILES PARA INVERTIR EN LA BOLSA

invertir-bolsa

Como en cualquier otra actividad en la que estemos interesados, antes de entrar en el mercado bursátil, debemos informarnos sobre los elementos que lo componen, su funcionamiento y la comunidad que forma parte de él; además de las leyes que lo regulan.

La Bolsa de Valores es un mercado en el que todos pueden participar, desde los ejecutivos de las más reconocidas casas de Bolsa, hasta los maestros, los médicos y básicamente, cualquiera que tenga un poco de tiempo para gestionar sus inversiones y paciencia para verlas crecer.

1.Ordena tus finanzas personales
Antes de realizar cualquier tipo de inversión, es necesario que ordenes tus finanzas personales, es decir, que aprendas a manejar tu dinero de forma disciplinada y constante. Realiza un presupuesto mensual tomando en cuenta tus entradas (ingresos) y salidas (gastos) de dinero para que determines la cantidad que estás dispuesto a invertir. Asimismo, es importante que antes de realizar cualquier inversión saldes todas las deudas que hayas contraído, recuerda que una vez que empieces a invertir tus inversiones se convertirán en un nuevo uso del dinero, el cuál antes no tenías contemplado.

2. Busca asesoría
Para conformar un portafolio de inversión es necesario que conozcas los mecanismos con los que funciona el mercado de valores. Existen diversas instituciones financieras, como los bancos y las casas de Bolsa, que cuentan con asesores, quienes te ayudarán a conocer los riesgos a los que estás expuesto si deseas invertir, así como el tiempo estimado necesario para que tus inversiones rindan los frutos que deseas. Además en te asesorarán para colocar tu dinero en las mejores inversiones. Recuerda que parte del dinero que destinas a las inversiones irá a los servicios de asesoría que utilices.

3. Conoce tu perfil como inversionista
Dependiendo del tiempo que quieras destinar a la gestión de tus inversiones y del riesgo que deseas asumir al momento de invertir, debes decidir si eres un inversionista pasivo, con lo cual tendrías que dedicar 4 o 5 horas mensuales a administrar tu portafolio, además de que tu perfil de riesgo sería bajo, con lo que te convendría invertir en fondos. Si eres un inversionista activo, tendrías que dedicar al menos 6 horas a la semana a la gestión de tus activos, además de que tu perfil de riesgo sería alto, con lo que podrías invertir en acciones y monedas.

4. Define tus objetivos de inversión
Después de que hayas ordenado tus finanzas personales y de haber determinado tu perfil de inversionista, es necesario que sepas para qué quieres invertir en la Bolsa de Valores, ya que si careces de objetivos de inversión, como comprar una casa, un auto o garantizar los recursos para tu retiro, las decisiones que debas tomar a la hora de realizar transacciones en el mercado no estarán basadas en lo que deseas lograr con el dinero invertido, sino en la suerte que creas tener al realizar tus inversiones y esto podría alejarte de las ganancias. Teniendo en mente un objetivo, evitarás tomar decisiones a la ligera y sabrás retirarte cuando tengas que hacerlo para plantearte nuevas metas con nuevas inversiones.

5. No inviertas todo tu patrimonio
Aunque hayas decidido que tu perfil de riesgo al momento de invertir es alto, es decir, que eres capaz de tolerar las fluctuaciones en los precios de las acciones que hayas adquirido, no es recomendable que destines todo tu patrimonio a la inversión en la Bolsa de Valores. Esto se debe a que dichas fluctuaciones, así como ciertos esquemas de inversión, no te permitirán contar con el dinero invertido en caso de que tengas una emergencia o si tienes programado realizar un gasto importante. Lo mejor es destinar una cantidad fija con objetivos claros.

6. Evita caer en el anchoring
Si bien es necesario que cuentes con un asesor financiero que resuelva todas tus dudas acerca de cómo funciona la incursión en el mercado de valores, es importante que consideres pedir una segunda o tercera opinión a la hora de determinar las acciones o títulos que deseas vender y comprar, esto con el fin de no caer en el llamado anchoring (anclaje), un problema por el cual corres el riesgo de no tomar en cuenta el contexto en el que estás realizando tu inversión por anclar tu atención en una acción o momento en particular, con lo cual tus resultados podrían no ser los esperados. Consulta fuentes de información económica, como revistas y periódicos especializados, para conocer las opiniones de expertos del ámbito financiero.

7. Invierte a través de los intermediarios autorizados
Los únicos intermediarios bursátiles autorizados para comprar y vender acciones son las casas de Bolsa, por lo que para invertir en la Bolsa de Mexicana de Valores es necesario que abras una cuenta en una de ellas. Existe una gran cantidad de opciones para entrar en el mercado de valores, debes comparar cuál conviene a tus objetivos y a tu perfil de inversionista, así como verificar las calificaciones otorgadas por las consultorías nacionales e internacionales para el portafolio en el que deseas invertir.

8. Diversifica
"No poner todos los huevos en una misma canasta" o "no jugárselo todo en una sola carta" son expresiones que resumen a la perfección lo que significa diversificar nuestro portafolio de inversión. Puedes invertir en distintos instrumentos dentro del mercado de valores, como acciones de empresas extranjeras, deuda gubernamental o empresas que coticen en índices internacionales; así mismo, puedes elegir la compra de acciones de diferentes sectores y con un tamaño también distinto, para prevenir pérdidas ocasionadas por la caída de un sector específico o por la inestabilidad del mercado nacional.

9. Aprende cuándo comprar y cuándo vender
La mayoría de las inversiones en la Bolsa de Valores debe realizarse en el mediano o largo plazos. Sin embargo, uno puede comprar una acción un lunes y venderla en viernes, lo que sería una inversión a muy corto plazo y de muy alto riesgo. Según Yael Córdova,reportero de El Economista, Finamex Casa de Bolsa recomienda el uso del análisis técnico para la toma de este tipo de decisiones. Conocer el desempeño histórico de una acción que hayas elegido previamente te ayudará a saber cuál podría ser la tendencia de su precio en jornadas futuras, y así determinar si te conviene comprar o vender.

10. Analiza continuamente el comportamiento de tus inversiones
Llevar un diario de la compra y venta de acciones, así como de las razones para comprar y vender, te ayudará a conocer tus errores y aciertos, con lo que te será más fácil desarrollar una estrategia de inversión a largo plazo. Estudiar tus propias decisiones te ayudará a conocer más a profundidad tu perfil como inversionista y tu tolerancia al riesgo. Asimismo, analizar el comportamiento de tus inversiones te brindará, con paciencia y disciplina, la capacidad para aprovechar distintas oportunidades con mayor efectividad.

FUENTE: EL ECONOMISTA