miércoles, 20 de septiembre de 2017


¿ADICCIÓN AL TRABAJO?

1

En la actualidad, es muy frecuente que los profesionales se hagan adictos al trabajo, como resultado de la alta productividad que el mundo laboral de nuestros días exige y los deseos de escalar en un mundo altamente competitivo como el actual.

Ser una persona capaz y entregada, laboralmente hablando; genera altas satisfacciones que en la mayoría de los casos supera la necesidad de trabajar por un salario. Pero ser una persona trabajadora y responsable no es lo mismo que estar sobre ocupado y a su vez estar sobre ocupado no es equivalente a ser exitoso; sino que en muchas ocasiones puede llegar a representar exactamente todo lo contario.

Hoy en día, ser adicto al trabajo ya no es visto socialmente como una virtud; no se trata de alguien con capacidades extraordinarias para producir o ganar dinero, se trata de "workahólicos" (adictos al trabajo), personas que lo único que saben hacer en su vida es trabajar, mientras es resto de su entorno se desmorona.

La adicción al trabajo comienza como una vía de escape para evadir los problemas familiares o de pareja y acaba convirtiéndose en una compulsión incontrolable hacia la oficina, el móvil, la portátil y a la constante ansiedad por depender de la próxima reunión de trabajo; y al igual que toda adicción cada vez destruye más el entorno familiar de la persona y lo hunde en situaciones de las que no podrá salir sin ayuda.

STYLE-1 600Para las personas que son adictas al trabajo, éste constituye el centro de su vida y el propio empleo resta importancia a todo lo demás, incluida la familia, el ocio y la vida social; ya que lo ven como un refugio. En la mayoría de los casos, la detección de una adicción es difícil y más en un caso que para muchos es parte de la cotidianidad del ser humano y no todos los trabajadores están expuestos a sufrir este trastorno.

La edad más habitual para que se produzca la adicción al trabajo es entre los 40 y los 50 años. Los principales profesionales que sufren esta adicción son los médicos, abogados, periodistas y los ejecutivos de grandes multinacionales. Y si bien la adicción no reconoce diferencia de género pudiendo afectar tanto a hombres como a mujeres, la mujer es menos proclive a vivir esta situación, ya que cuenta con situaciones familiares y ocupaciones hogareñas que le impiden sumergirse totalmente en su profesión y le permiten traer su mente a la realidad y no olvidar que trabaja para vivir y no lo contrario.

Existen algunos patrones que indican cuándo una persona podría estar cayendo en una "adicción al trabajo", por ejemplo, trabajar permanentemente más tiempo de las horas establecidas, llevarse trabajo a la casa cotidianamente, no tener tiempo para descansar o evitar tomarse vacaciones prefiriendo trabajar, así como dejar de lado constantemente a la familia los fines de semana por asuntos laborales.

Algunas pistas que pueden ayudarte a saber si tú o alguien que conozcas está inmerso en la adicción, son:

- No tiene capacidad para disfrutar.
- Compromiso exagerado con su trabajo.
- Miedo al fracaso y constante búsqueda de poder y prestigio.
- Síndrome de abstinencia en periodos vacacionales.
- Imposibilidad de manejar eficientemente sus tiempos.
- Imposibilidad de separar su vida personal de la profesional.
- Irritabilidad fuera de su ámbito laboral.

Pero es cierto que muchas de las características antes mencionadas pueden presentarse en una persona que es excesivamente profesional y responsable sin que ello implique que son adictos, pero pon atención en los siguientes síntomas que son señal inequívoca del "workahólico" y se consiente de su importancia. El porcentaje de mexicanos se identifica con cada una de éstas:

tablaporcentajes

Como en otras adicciones, la compulsión es creciente y cada vez se necesitan más horas extra para conseguir el efecto estimulante y el aparente bienestar que le brinda el trabajo. Es en este momento que la adicción se deja acompañar de sus compañeros más cercanos y el estrés, el insomnio, los ataques de ansiedad hacen su aparición.

La adicción al trabajo genera consecuencias negativas en la vida familiar, ya que conduce al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de la convivencia familiar. También pueden desarrollar problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, gástricas, hipertensión, musculares y ansiedad. Por todo lo anterior, todo trabajador tiene que tener en cuenta que:

• Hay una gran cantidad de cosas para disfrutar, no sólo el trabajo.
• En las tareas laborales es importante y necesario delegar.
• La jornada laboral es de ocho horas.
• El trabajo para realizar en casa debe ser la excepción.

Además, el abordaje psicoterapéutico de la adicción al trabajo deberá realizarse con el mismo esquema que cualquier otra adicción, para recobrar el equilibrio laboral y personal en su vida.

Fuente: Randstand