viernes, 22 de septiembre de 2017


¿Y tú? ¿Por qué odias la navidad?

navidad

23 de diciembre de 2016.

Son vísperas navideñas y con esto hay toda una gama de afectaciones del comportamiento de las personas, ya que sin importar que seas cristiano, ateo, o budista, la navidad no puede pasar desapercibida, así te guste o no.

Lejos de ser una tradición simbólica religiosa, se ha convertido en una celebración que supone unión, caridad, felicidad, perdón, y toda una serie de significados atribuídos desde hace años por otros seres humanos. Sí bien esto es cierto, también es cierto que la navidad es una fecha 100% comercial, aunque esto no sea necesariamente malo.

La mayoría de las personas llevamos un ritmo de vida acelerado, entre trabajar, estudiar, generar y cumplir con nuestras obligaciones, apenas podemos disfrutar de la vida. La navidad nos ofrece un momento para hacerlo, es una fecha respetada donde se busca estar cerca de aquellos que más amamos, es temporada de hacer cosas que normalmente no hacemos, como actos caritativos, buena actitud, paciencia, y de más comportamientos que deberíamos incluir en nuestra vida diaria.

El punto está en como lo recibimos, pues queramos o no, la vibración de los actos de los individuos en conjunto, con una intención en común, se manifiesta en el ambiente, es decir, nuestra actitud ante las situaciones determina que ocurran ciertas cosas, ya sean buenas o malas, y en el caso de la navidad se siente una vibra ligada a la bondad y a la felicidad.

Es una época donde nos encontramos más sensibles; si tenemos buena actitud, quizá tengamos actos nobles como el perdón o la caridad, pero si conducimos nuestra sensibilidad a pensar en cosas tristes o malas, veremos en todo el lado triste o negativo y esto determinará como lo viviremos, por ejemplo pensando que todos son hipócritas, o que es una sucia fecha comercial sin propósito alguno, o que no por ser navidad el mundo se detiene y se acaban los problemas. ¿Y qué cambiaría si creyeramos que nuestra forma de enfrentar las situaciones sí hace que se acaben los problemas?

Cada quién es libre de pensar y hacer lo que quiera; la navidad no va a desaparecer, ¿Por qué malgastar tiempo de nuestra vida en amarguras?, podemos aprovechar para hacer todo lo contrario, al final de cuentas eso es la navidad, una fecha para tomarse el tiempo de ser alguien diferente, encaminado al bien común, tolerante, bondadoso, humano... porque quizá es demasiado difícil serlo todo el año, aunque así debería de ser; pero no lo es, como muchas otras cosas tampoco son. ¿Entonces? ¿Por qué no aprovechar la vibra de la época para tener cortesía en el ambiente? Podemos unirnos y ser amables con las personas, generosos, conscientes, en lugar de encontrar motivos para estar molesto o triste.

Si la navidad nos remarca la ausencia de un ser querido con quien nos gustaría disfrutarla, no deberíamos decaer ni quedarnos estáticos ante la situación, o permitir que un doloroso recuerdo del pasado nos haga desperdiciar los momentos del presente. La vida pasa y el tiempo cambia, es preciso enfrentar las situaciones con madurez y responsabilidad, por supuesto permitiéndonos sentir, pero sin dejar de ser agradecidos por lo que el día de hoy tenemos, porque aún si no atribuyes tu bienestar a un ser superior, la mejor manera de atraer más de lo bueno a tu vida es siendo agradecido por lo que ya se tiene. 

Honra a quienes estuvieron contigo, pero valora a los que están en este momento, pues el día de mañana podrían ya no estar, o tú... La vida da muchas vueltas y nunca sabemos que nos depara el futuro, de un momento a otro las cosas pueden dar un giro de 360 grados; vivamos en el presente y tomemos consciencia de todo lo que tenemos, pues la vida es solo un instante... 'es y luego ya no es'.

Si esta fecha nos ayuda para reconciliarnos con un ser querido, ¡hay que aprovechar!, la buena vibra genera otras buenas cosas, si en esta temporada se nos facilita que nos quitemos nuestra careta de antipáticos, ¡hagámoslo!, en un mundo violento, acelerado, complicado y retorcido, a veces los seres humanos necesitamos descansar y ser buenos, y una vez al año, no hace daño.

Seamos la mejor versión de nosotros mismos, y tratemos de acostumbrarnos a la buena actitud.

Disfrute con su familia, con sus amigos, con usted mismo(a).

¡Feliz Navidad!

Por: Alejandra Portillo Ulloa.