miércoles, 20 de septiembre de 2017


¿Sientes que tu vida ha perdido el rumbo y el sentido? Esto es para ti...

gritando desesperada28 de octubre 2016.

A veces la vida se torna muy difícil, tenemos problemas, preocupaciones, o situaciones del pasado no resueltas, que nos hacen creer que la vida es dura, y que si es que existe Dios, probablemente nos odie, porque ''cuando no nos llueve nos llovizna''.

Concentramos toda nuestra energía y atención en problemas que no podemos resolver, y esto es sumamente desgastante, y lo peor es que va sucediendo de manera progresiva, de tal forma que alcanzamos un estado de ánimo permanente, que hasta parece propio.

Nos empiezan a ''quedar'' descripciones de: amargado(a), especial, genioso(a), malacariento(a), difícil, en fin... un sin número de apodos que ni siquiera nos dimos cuenta en que momento se hicieron parte de nuestra ''personalidad'', si todos alguna vez fuimos niños sin preocupaciones, contentos, llenos de energía, emocionados por cada nuevo día, y ahora cada día solo parece un reto más para sobrevivir, ''pasarla'', o ''ver como le vamos a hacer''.

Si aun no estás ahí, felicidades, será más fácil regresar a tu naturaleza feliz, sí ya estás ahí no te preocupes, la única manera de no lograr un cambio, es cuando no lo intentas.

En ocasiones podemos llegar a sentirnos vulnerables, perdidos, estancados, sin rumbo ni esperanza; sin embargo para que esto ocurra, ya debieron pasar cientas de cosas que fueron llenándonos poco a poco, hasta llegar a nuestro borde y derramar. Si a ti te sucede esto lo primero que tienes que hacer es mirar dentro de tí y preguntarte ¿Desde cuando estoy cargando esto?. Algunas teorías sustentan, que todos las sucesos estresantes de nuestra vida, que no resolvemos en tiempo y forma ,nos persiguien a lo largo de nuestro camino, manifestando situaciones y defectos de carácter que van enfermando poco a poco a nuestra psique y nuestro cuerpo.

Es importante saber que creas en esto o no, está sucediendo ahora mismo y no parará ni cambiará hasta que tú decidas hacerlo. A veces necesitamos un golpe para tomar conciencia con humildad, y cambiar lo necesario de nosotros mismos.

Sabiendo esto, y sobre todo aceptando nuestra responsabilidad habremos dado el primer paso, pues nadie va a hacer por nosotros lo que respecta a nuestro bienestar.

Hay diferentes situaciones por las cuales manifestamos preocupación; en muchas de las ocasiones caemos en este estado por estar constantemente tratando de satisfacer los deseos de los demás, por miedo a expresar nuestro verdadero ser o por estar vigilando que las otras personas hagan lo que se supone deben hacer, o al menos lo que a nosotros nos parece correcto.

Tenemos que parar AHORA. La única manera de poder ser felices es dándonos gusto a nosotros mismos, y no hablamos de egoismo, sino de la realidad a cerca de que si estamos bien individualmente, todo a nuestro alrededor lo estará. Es como las máscaras de oxígeno de los aviones, ''antes de ayudar a un niño o persona discapacitada, colóquese la máscara usted mismo(a)'', y es totalmente cierto, no podemos gobernar ni controlar las vidas ajenas, debemos respetar y aceptar que cada quien es responsabilidad de si mismo, y si podemos ayudar lo haremos, pero la mejor manera de lograr eso es estando bien personalmente.

Hay varias cosas en la vida que nos hacen sentir estancados o sin propósito alguno, y la más fuerte y desgastante, es la rutina. Erroneamente los humanos tendemos a pensar que nuestra vida puede llegar a ser una rutina, cuando cada día es diferente, ninguno es igual al otro, somos nosotros quienes adoptamos comportamientos y conductas repetitivas, nos instalamos en una zona de confort y no queremos soltarla, nos aferramos hasta a lo malo porque estamos acostumbrados, y empezar algo nuevo sería muy laborioso; sin embargo nosotros tenemos el poder absoluto para cambiar estos aspectos.

Tomar la decisión para hacerlo es difícil, pues hay hacer a un lado el ego, la pereza y la auto-compasión, aceptar que necesitamos ser felices, nuestra vida requiere un cambio, y somos la única persona que puede lograrlo.

Casi nadie decide tomar este reto, pues es más sencillo quejarnos y seguir haciendo lo mismo,aunque seguramente nos lleve por la senda de la autodestrucción y la infelicidad.

El camino hacia nuestro bienestar y salud mental puede ser arduo y muy laborioso, pero siempre podemos comenzar con pequeñas cosas; deshacernos de la rutina por ejemplo es muy sencillo, cualquier cosa que hagas diferente en tu día lo cambiará por completo. Si te despiertas tarde, comienza a levantarte temprano, haz ejercicio, tómate un tiempo para respirar y escuchar tu propia respiración, siéntete vivo(a), si siempre te atas el cabello, suéltalo, viste tu mejor ropa si así lo deseas, pues todos los días son especiales, pónte cómodo si siempre usas traje, descalzate, escucha música a toda hora, baila en la regadera, haz algo bueno por alguien y emprende.

Emprende nuevos retos, y cumple, termina lo que empiezas, busca una disciplina nueva y enfócate, aprende un idioma ve a clases de natación, haz lo que quieras con tu vida, ¡pero vívela!; el camino que sigues todos los días para ir a tu trabajo, escuela, casa, etc. conócelo, disfrutalo, presta atención a que es lo que hay a tu alrededor y nunca habías visto.

La vida es un regalo, se agradecido(a) de todo lo que puedas hacer, por mínimo que te parezca, levantarte de tu cama por ti mismo(a), tomar un baño, desayunar, no importa si es igual, mañana podrías no tenerlo y hay personas que jamás lo tienen.

Alimenta aves, disfruta el clima no importa cual sea, observa el paisaje, saca la parte más humana de ti. Recuerda cuando eras niño; parte de la felicidad que se presenta en la infancia es porque no nos tomamos tan en serio todo, vivíamos al día sin planes, ni expectativas , aceptamos las situaciones que no podemos cambiar y construímos con nuestros medios lo que deseamos.

Seamos esos seres, regresemos a nosotros esa parte que ya es nuestra y solo está dormida, frustrada, estresada, triste.

Soltar, eso es lo que debemos de hacer, liberarnos y amarnos tanto como para no permitir que nadie pase por encima de nosotros, para ser quienes somos sin dañar a nadie; libertad, amor y auto respeto es lo que necesitamos para aceptar, que merecemos ser amados por lo que somos sin necesidad de suprimir nuestro verdadero ser por nadie. Para aceptar que merecemos un corazón completo, enorme y lleno de amor que pueda coexistir con nosotros, y no aceptar migajas de amor por estar a expensas de las personas. La vida es demasiado corta como para estar sufriendo todo el tiempo por el mal amor de alguien. Para que alguien nos ''de el lugar'' que merecemos, es preciso otorgarnos a nosotros mismos ese lugar.

Recuerda, anota, medita: ''Si no lo haces tú ¿quién?'' auto-pisotearnos es seguramente una de las cosas que nos trajo a este punto de estancamiento y depresión.

No te sientas culpable ni fracasado(a) por decidir abandonar una relación que no funciona, recuerda que debemos estar con alguien que nos ame tanto como nosotros nos amamos, que nos respete y nos apoye, y si la persona con la que estás no te da eso como mínimo, tienes que echarlo de tu vida cuanto antes, porque las relaciones disfuncionales son ladronas de energía que pueden acabar con nuestra vitalidad y fuerza, mucho antes de lo que pensamos.

Si no te gusta tu trabajo, déjalo y sigue tus sueños, en ocasiones tememos tanto por nuestra seguridad, que preferimos condenarnos a seguir en donde no queremos, por temor.

Por miedo es que no dejamos ir. Pero, querido amigo(a), el día que hacemos el miedo a un lado y fluímos con amor, cosas buenas empiezan a suceder, incluso sin previo aviso, así que respira, y ámate, date una oportunidad, y vive cada día como si fuera el último, porque puede serlo, y al final de cuentas el día que morimos, ninguna de nuestras preocupaciones importa más, y lo único que nos llevamos son las experiencias vividas, no satures de amargura lo único que va a perdurar en tu ser.

 

Por: Alejandra Portillo Ulloa.