miércoles, 20 de septiembre de 2017


¿Por qué los días lluviosos nos deprimen?

 MG 1439

El clima de la melancolía.

Seguramente te has preguntado un par de veces, ¿Por qué en los días lluviosos nos deprimimos?, pues a pesar de la multitud que asegura amar el clima húmedo y nublado en las redes sociales, estos días suelen ser más melancólicos que otros y hay una razón 'científica' para ello.

Resulta que el cerebro responde a los cambios de luz, a lo que llamamos 'reloj biológico'. La luz incrementa la producción de serotonina en el cerebro, neurotransmisor que se relaciona con la conducta, el estado de ánimo y la actividad del cuerpo. Esta es segregada durante el día gracias a la luz solar y nos permite realizar actividades con más alegría y disposición.

Por la noche sucede lo contrario, y ante la ausencia de luz se produce melatonina, que se encarga de relajar el cuerpo y prepararlo para dormir durante la noche.

Cuando los días están nublados sucede una especie de 'confusión', y se pierde un poco la noción del tiempo, pues el cerebro es engañado y ante la ausencia de luz, produce melatonina; ese es el motivo por el cual queremos estar acostados sin hacer absolutamente nada.

En lugares donde hay demasiados días nublados, como algunas ciudades de Europa o Canadá, aumenta el número suicidios en temporada de lluvia e invierno, donde la luz dura apenas 3 horas.

Aunque hay una explicación al por qué de la 'depresión' colectiva en esos días, el clima no tiene el poder de 'deprimir' por si mismo , el hecho de cómo reaccionamos ante esta naturaleza sí, hay personas más propensas a deprimirse con estos fenómenos climáticos y a estos les llamamos 'meteorosensibles', pues tienen tendencias más depresivas, que pueden estar influidas por su estilo de vida.

Si nos activamos por medio del ejercicio, la lectura o una actividad que podamos realizar con gusto en interiores sin que la lluvia nos afecte, generaremos un estado de ánimo y positividad por nosotros mismos, ignorando la ausencia de luz, y la falta de serotonina que esta supone. Si por otro lado decidimos estar inactivos todo el día, pensando en problemas o fijando la memoria en algún suceso doloroso del pasado, la depresión aumentará de manera significativa y por supuesto las ganas de hacer ''nada''.

Si tú eres una de esas personas 'meteorosensibles', cambia tu mentalidad y elije hacer algo distinto con tu día, quizá no puedas realizar tantas actividades en el exterior como quisieras, aunque esto no es obligatorio pues un poco de lluvia nunca ha matado a nadie,( también depende de que ''tan fuerte'' esté lloviendo). Si no te es posible realizar lo que tenías planeado puedes meditar, practicar yoga, tocar tu instrumento favorito, escuchar vieja música, leer sobre algún tema de tu interés, ver tu programa favorito, o también es un buen pretexto para acurrucarte con esa persona que tanto quieres...(tu mamá también está en las opciones).

Recuerda que tú eres la única persona que tiene poder absoluto sobre tus emociones, y sobre todo como reaccionas a ellas. Si lo deseas puedes ser muy feliz, sin importar si el clima es soleado, lluvioso, frio o nublado.
Actívate y no permitas que un simple par de días lluviosos te depriman.

 

Por: Alejandra Portillo Ulloa.