martes, 21 de noviembre de 2017


HABILIDADES PARA LA VIDA, SEGÚN LA PSICOLOGÍA.

 

 

descarga

Según la psicología, existen ciertos puntos que deberíamos tener bien definidos, para no envolvernos en situaciones indeseables que nos conviertan en seres irracionales e infelices.
A esto le llamamos habilidades para la vida, ya que si las manejamos de manera correcta, nos llevarán a tener una vida más sana y feliz.

1.-Autoestima:

autoestima

Es la número uno porque es de las más importantes, si tenemos una buena autoestima y la definición correcta de lo que esto significa, tendremos bien claro que es lo que merecemos y que situaciones no tienen por qué estar en nuestra vida.

La autoestima, se resume en amor propio. Es un equilibrio entre el ego y la humildad, pues no es superficialidad y mucho menos humillación. La autoestima surge del autoconocimiento y la aceptación responsable de nuestros defectos.

Alguien que tiene la autoestima por los suelos, probablemente aceptará en su vida situaciones y personas tormentosas, que a la mínima muestra de cariño sean idealizadas como perfectas, aún si estas no son para nada positivas.

2.- Empatía:

empatia

Cuando hablamos de empatía, nos referimos a la capacidad que tiene el ser humano de 'ponerse en los zapatos' de otro, y comprenderlo emocionalmente, sin importar sus creencias, cultura o estilo de vida.

Podemos ejemplificar la empatía en la vida cotidiana, cuando vemos una película y nos sensibilizamos de la situación del o los personajes que están involucrados en cierta dificultad, o emoción, no importa si esta es negativa o positiva.

Suena como algo que todos podemos hacer, sin embargo esta habilidad no a todos les resulta tan sencilla de poner en práctica; pero si se tiene, puede ayudarnos a elegir la manera más apropiada de externar nuestras opiniones, así como aceptar puntos de vista distintos, lo cual nos llevará a evitar confrontaciones innecesarias.

3.- Solución Asertiva de Conflictos.

asertividad

La asertividad, es decir lo que sentimos y deseamos, de manera respetuosa sin agredir, y por supuesto sin permitir ser agredido(a).
Ser asertivo nos alejará de muchos conflictos pues saber decir: sí o no, oportunamente es una buena forma de alejarnos de situaciones de estrés, molestia o impotencia; además no tenemos que ser groseros o desagradables para expresar como nos sentimos al respecto de ciertas situaciones. De hecho si somos asertivos, las personas agradecerán nuestra honestidad.
Debemos recordar que expresar como nos sentimos, no nos hace malos y hay que pensar que concepto tenemos de 'nosotros mismos', antes que el concepto que tengan los demás. 
Se asertivo y todos lo agradecerán, especialmente tú mismo(a).

4.- Manejo de límites.

hqdefault

No establecer límites desde el inicio, puede ponernos en situaciones no deseadas, incluso faltas de respeto hacia nuestra integridad, y esto es rara vez culpa de un tercero, pues a quien le toca ''poner los límites'' es a uno mismo.
Si en un inicio no nos reservamos o nos quedamos callados ante comportamientos ajenos que nos incomodan, es probable que las personas ni siquiera sepan que nos están incomodando, y continúen comportándose como lo han hecho hasta el momento.
Si nosotros definimos el límite adecuado, hasta donde disfrutemos de convivir con alguien más, no tendremos que envolvernos en momentos que nos dañen emocionalmente o que desencadenen una situación tormentosa de la cual no sepamos como safarnos.

Nunca es tarde para establecer límites, nadie debe presionarnos ni faltarnos al respeto de ningun modo.

5.- Reconocimiento y manejo de emociones.

taller manejo de emociones

Los sentimientos y las emociones, son responsabilidad individual; es decir que solo nosotros mismos somos responsables de cómo nos sentimos, el poder emocional que le damos a las acciones de otro, y como reaccionamos ante las mismas.
Si nosotros ponemos expectativas en otra persona, seremos entonces los responsables de una decepción que podría generarse de un comportamiento inesperado de esa persona.

Entendiendo esto es  más sencillo manejar nuestras emociones, pues al reconocerlas estaremos en ventaja de solucionar cualquier situación que nos aqueje, en lugar de culpar a otro. Cuando culpamos, ponemos la responsabilidad de nuestros sentimientos en alguien más y difícilmente lo superamos, pues nos sentimos ''ofendidos'' como si nos debieran una disculpa, por no actuar como nosotros deseamos.
Entre más rápido tomemos responsabilidad por los propios sentimientos, más pronto solucionaremos nuestra inestabilidad.

En conclusión, tener estas 5 habilidades dominadas, nos hará personas con una inteligencia emocional más elevada, alejada del desorden y de los conflictos.
Si tienes en cuenta estos puntos, tu vida cambiará de manera radical.

¿Qué estás haciendo para mejorar?

Redacción: Alejandra Portillo Ulloa