martes, 21 de noviembre de 2017


El poder de las redes sociales, las ''influencias'' nunca fueron más reales.

El poder de las redes sociales


''Para saber quienes somos debemos comprender como estamos conectados''
James Fowler.

conexiones

Los seres humanos formamos un super-organismo que nos hace estar más conectados de lo que cualquiera podría imaginar. A esto se le llama ''redes sociales'', y no hablamos de Facebook, Twitter, Whatsapp, etc. Sino de las redes humanas que nos conectan personalmente alrededor de todo el mundo, y las que nos hacen influir en el comportamiento de otras personas y al mismo tiempo otras personas en nosotros.

Para sustentar esto se hizo un estudio en la Universidad de California en San Diego, en el distrito de la Joya, donde se habló con el experto en redes sociales James Fowler, quien dio algunos datos de cómo se relacionan las personas y el resultado es sorprendente.

En este artículo mostraremos algunos ejemplos de cómo funcionan las redes sociales:

1.-Tu pareja está a la vuelta de la esquina, o al menos entre tú y algún amigo(a):

pareja

 

Si una persona está buscando pareja, las discotecas, cafés, bares, etc. no son el mejor lugar para encontrarla, sin embargo contar con amigos y familia para hacerlo, acarreará un mejor resultado pues se ha demostrado que el 68% de las personas conocen a su pareja a través de un intermediario conocido por ambos.

2.-Mira bien a tú alrededor, si temes ser asesinado es probable que sea a manos de algún conocido.

asesino

Este estudio demuestra que el 75% de los homicidios cometidos en los Estados Unidos, ocurren entre conocidos, y a menudo entre personas que comparten una relación estrecha; así que presta atención entre familiares y amigos pues es más probable que te maten, que un loco a las afueras de tu hogar.

3.- ¿Acabas de ser tío(a)? Presta atención, ahora estás más cerca de ser padre/madre.

bebes

Según la composición de las redes sociales, si has tenido un sobrino recientemente existe 15% más probabilidad de que tengas a tu propio hijo en los próximos dos años.

4.- Las calorías y la vida sedentaria nos hace más propensos a la obesidad, y los amigos gordos...también.

gordos

¿QUÉ?, sí así es, el riesgo de padecer obesidad se triplica cuando se ''junta'' mucho con una persona obesa, pasa igual con la pareja.

Lo que sucede con las redes sociales es que, un ser humano puede 'contagiar' a las personas de las que se rodea, de todo tipo de sentimientos, buenos y malos, con una emoción tan fuerte que los puede llevar a tomar decisiones que nunca antes pensaron.
Incluso los malos hábitos como la pereza y la mala alimentación, se comparten entre familias y amigos. De la misma forma algún sentimiento tan fuerte como el odio, puede extenderse entre los seres más cercanos llevándolos a tomar decisiones fatales, casi sin ser conscientes de ellas.

La gente se reparte en grupos en función del trabajo que desea realizar. La manera en que nos organizamos y conectamos para hacer las cosas. Hay distintas maneras de relacionarse, lo que nos lleva a dos tipos de redes sociales, que finalmente desencadenan en lo mismo, una es cuando hay un propósito en común y la gente se relaciona para ello, como ejemplo un trabajo, y otras surgen de manera natural como consecuencia de actos individuales que nos llevan a diversas situaciones, sin embargo acaban teniendo las mismas propiedades.

Una forma de ejemplificar esto es 'la información' suponiendo que tenemos al alcance cierta información, de la cual se enteran al mismo tiempo un grupo de 4 personas, pero a su vez en ese grupo, cada persona le dice a otras 4 personas, y así sucesivamente estaremos informados de manera casi instantánea y sin saber como, y sin que crear esa red fuera la intención original.

'Existen seis niveles de separación entre cualquier persona del mundo':

razas

Una investigación en los años 60s pretendía saber con cuántas personas se tendría que contar para conectarse del lugar donde se encuentra a cualquier parte del mundo; es decir con cuántos amigos de amigos se tendría que pasar para que el mundo entero estuviera conectado; y esta investigación arrojó ''seis'', que es el promedio de personas ''clave'' que se necesitan entre ''Tú'' y cualquier ser humano en el mundo.
Esta investigación se realizó primero en Estados Unidos y fue puesta a prueba años después por otro investigador y obtuvo el mismo resultado, pero ahora con gente de todo el mundo.

Esto sustenta los datos compartidos en los párrafos anteriores, es decir que cualquier acción o comportamiento que lleves a cabo, no solo te afectará a ti, sino que puede esparcirse entre tus amigos, los amigos de tus amigos, e incluso los amigos, de los amigos de tus amigos. Lo cual crea una influencia muy grande que hace estar al mundo conectado. Por supuesto estas conexiones se pueden romper, evitando los malos hábitos, a través de la consciencia y del discernimiento de que tan correcto es tal o cual acción para nosotros mismos.

Sin embargo vivir en la ignorancia puede hacernos más propensos a realizar en automático casi cualquier cosa que hagan nuestros conocidos, familiares y amigos, sin que nosotros podamos saber quién comenzó originalmente ese comportamiento.

Ahora ya lo sabes, estos fueron solo unos pocos ejemplos, sin embargo hábitos como fumar, beber, dormir tarde, o temprano, engordar o adelgazar, son actividades ''contagiosas'', y no como un resfriado por supuesto, sino como una repetición de patrones de conductas. Así que vigila tus relaciones con cautela para no traer a tu vida aquello que no deseas, y esto no se refiere precisamente a que abandones a tus amigos 'gorditos', o fumadores, sino a que autoanalices tus decisiones y por supuesto seas responsable de lo que transmites a otros; pues esas influencias que tanto le preocupan a tu madre, son 100% comprobables, sin embargo todo reside en la consciencia e inteligencia.

Si quieres conocer más ejemplos de estos, así como a los autores y expertos de esta investigación puedes dirigirte al video del documental completo, haciendo clic en el enlace.

 

Fuente: Documental El Poder de las Redes Sociales.

Redacción: Alejandra Portillo Ulloa